Los mares del Sur. Actividad 45

Bloque 2. Actividades durante la lectura.

Actividad 45. Heridos (pp. 206-211)[1]

En capítulos anteriores, Carvalho reflexionaba sobre el amor y sus relaciones personales con ese repunte humorístico que caracteriza al autor de la novela:

Demasiadas mujeres en su vida últimamente. La viuda, dispuesta a dejar la piel en un mundo hecho a la medida de hombres como Planas o su marido. La neurótica muchacha que había descubierto de pronto el dolor y la muerte. Charo pasándole factura por tan larga inversión de sexo y compañía. La próxima iba a ser Ana Briongos, a la que tendría que sacar sus secretos de amor y muerte con Stuart Pedrell. Y por si faltara algo, Bleda. Le conmovió la imagen de la perrita sola en el jardín de Vallvidrera, persiguiendo ruidos y olores, metiendo el hocico en todas las cosas para saber a qué atenerse. Es la más débil de todos. (…) Ningún perro ha declarado jamás una guerra civil” (pp. 156—157)

En este apartado, Carvalho descubre que Lita Vilardell y Viladecans fueron los que recogieron al malherido Stuart Pedrell y lo llevaron a su casa. Una vez allí, mientras decidían cuál era el siguiente paso, el millonario falleció. Ante tal situación fueron ellos los que decidieron lanzar el cadáver a un descampado en construcción. La aparente frialdad de la examante recitando los hechos se desmiente en el final del capítulo, cuando muestra su despecho: “Finalmente se decidió a afrontar la mirada de Carvalho.

“—Tal vez le sorprenda. Pero una amante puede sentirse más humillada que la mujer propia cuando se convierte en la olvidada y vieja concubina de un harén.” (p. 210).

Ahora que se cierra el círculo de relaciones entre aquellos que conocieron a Stuart Pedrell es un buen momento para analizar sus relaciones y, sobre todo, de qué manera entienden el amor. Esto te servirá también para entender sus relaciones personales y su función como arquetipos dentro de la novela. Rellena la siguiente tabla con la forma como cada personaje entiende el amor:

Carvalho Yes Mima Lita Vilardell Stuart Pedrell Planas Marqués de Munt
Ejemplo: Carvalho es un falso cínico. Trata de no comprometerse pero en el fondo tiene a su cargo a Charo, a Biscuter y a Bleda.            

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.