Los mares del Sur. Actividad 42

Bloque 2. Actividades durante la lectura.

Actividad 42. La dura vida de Pedrito Larios (pp.193—197)[1]

Ana Briongos, la hermana de Pedro Larios intenta evitar por todos los medios que Carvalho se encuentre con su hermanastro. Teme la violencia y el daño que ese encuentro pueda ocasionar. Además, en el fondo siente piedad y remordimiento por la malgastada vida de Pedro y trata de justificarlo en su conversación con el detective:

“—Mi hermano no es un chico normal. ‘Tiene reacciones inesperadas. Es como un niño. Un niño violento. Toda su vida ha sido el burro de los palos. Bofetada que se escapaba, bofetada que recibía. Mi madre siempre le ha odiado. Mi madre es mala. Tiene esa maldad ridícula, mezquina de los pobres. Es todo lo que tiene. Es lo único que le da carácter, personalidad. Y mi padre siempre ha vivido acoquinado ante ella. Pagando la falta del nacimiento de Pedro.

—¡Vaya cuadro!

—Cuando tenía siete años le internaron por primera vez. Le robó a una vecina para comprarse cuatro tonterías: volvió dos años después, más malo todavía. Dos años después. Tenía nueve años. Las librerías están llenas de libros que enseñan a los mayores a tratar con respeto a los niños. Mi hermano, a los nueve años, era carne para la correa de mi padre o para la zapatilla o la escoba de mi madre. Volvieron a internarlo a los once años. (…) Y a pesar de todo siempre ha tenido fascinación por la familia. Siempre se ha creído uno más de los nuestros. Cuatro cuartos que tiene, cuatro cuartos que se gasta con mis padres o con mis hermanos. Tiene dieciocho años. Sólo dieciocho años.” (p. 194)

En esta actividad realizarás un ejercicio de empatía. Habrás de ponerte en la piel de Pedro Larios, imaginar su capacidad expresiva, su visión del mundo y escribir su autobiografía.

El objetivo es entender al personaje y sus posteriores reacciones. Si te ayuda, imagina que el tutor dentro de los centros de acogida le ha pedido un texto autobiográfico para comenzar a entender sus vivencias. Entre las 300-400 palabras.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.