Los mares del Sur. Actividad 35

Bloque 2. Actividades durante la lectura.

Actividad 35. Ana Briongos y compañía. (pp. 157—167)

El señor Vila no tiene una opinión muy favorable de Ana Briongos. La considera una rebelde y la acusa de realizar comentarios injustos respecto a su labor. Esto le lleva a un discurso de elogio de los tiempos antiguos, el conocido “Con Franco esto no pasaba”:

“Desde que era una mocosa está metida en líos. Y aun ahora. Pero con Franco también, no se crea. Y le dieron palos porque se los buscaba. Un día discutí con ella cuando lo del follón por el ambulatorio. Me dijo que yo había sido franquista. Yo no he sido nada. Pegué cuatro tiros en la guerra y del lado rojo, porque me pilló aquí la guerra, no por otra casa. Yo le dije que era una liosa y que hablando la gente se entiende, hablando ¿eh?, pero a gritos no. Y va y me dice que soy un franquista. Yo a Franco no le debo nada. Bueno, nada; le debo la tranquilidad y el trabajo. Porque mucho criticar a Franco, pero con Franco no pasaba lo que pasa hoy. Nadie quiere trabajar. Cualquier recién llegado de Almería se cree que por agacharse a coger un papel van a darle mil pesetas. Oiga. Yo tampoco soy dictador, pero esto es un desbarajuste y así vamos a la catástrofe. Yo he trabajado corno un animal para tener una vejez tranquila. Nadie me ha dado nada. Tengo a mis hijos casados y bien colocados. Salud. Cuatro duros para cuando no pueda trabajar. ¿Qué más quiero? Pues que me lo fastidian todo cuatro chalados que piden la luna? No. Los padres son otra cosa. Buena gente. Trabajadores.” (p. 166)

Curiosamente, en este tipo de discurso, y desde el lado opuesto, coincide con Cifuentes, el activista de toda la vida al que Carvalho conoció en el sindicato de Comisiones Obreras, cuando buscaba a Stuart Pedrell:

“Si tuviéramos que preocuparnos por la gente que entra y sale del movimiento obrero, estaríamos todos en el manicomio. Y más en estos tiempos. A lo primero todo eran ingresos y euforia. Y ahora se mantiene cierta disciplina en los sitios de trabajo, pero aquí cuatro gatos. Sólo se anima esto cuando vienen los laboralistas y despachan consultas. El franquismo nos ha maleducado a todos. Cuando leo eso de que el pueblo español está maduro para la democracia, me subo por las paredes. ¡Qué madurez ni qué leche!” (p. 119)

¿Qué opinas al respecto? Escribe una carta al director de un periódico expresando tu consonancia con esta visión de la juventud o argumenta tu desacuerdo demostrando el compromiso social de hoy en día en 250 palabras.

[1] Descriptores didácticos: Sociedad/Juventud, Personajes/Ana Briongos, LyEE/Carta

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.