Los mares del Sur. Actividad 33

Bloque 2. Actividades durante la lectura.

Actividad 33. Teatro de Vanidades: Mima y Yes. (pp. 148-153)[1]

En el capítulo anterior el narrador adelanta el ambiente y tipo de relaciones que dominarán el siguiente bloque: “Los ojos de la viuda Stuart riñeron blandamente al marqués. Carvalho sintió sobre sus hombros el brazo viejo, vacío, del marqués. Olió su perfume a sándalo y se sintió prisionero en una cárcel de confidencias y civilizadas hipocresías”. (p. 147).

Aquí leeremos la visión de Yes de todo este mundo de confidencias y máscaras. Ella no soporta a ninguno: Planas, El Marqués, su hermano en Bali, su madre Mima. Al único que salva es a su padre. Carvalho la recrimina y le explica con vehemencia “Tu padre era tan egoísta como cualquier otro ser humano” (p.151) Más adelante, le expone lo que podríamos llamar su filosofía de la vida:

“Necesitamos ser benevolentes con los que lo son con nosotros. Es un contrato no escrito, pero es un contrato. Lo que ocurre es que solemos vivir como si no supiéramos que todo y todos son una mierda. Cuanto más inteligente es una persona menos lo olvida, más lo tiene presente. Nunca he conocido a nadie realmente inteligente que amase a los demás o confiase en ellos. A lo sumo los compadecía. Ese sentimiento sí lo entiendo.

—Pero los demás no tienen por qué ser malos o estar lisiados. ¿Es ésa la división que estableces en la gente?

—También los hay tontos y sádicos.

—¿Y nada más?

—Ricos y pobres. También hay quien es de Zaragoza o de La Coruña.

—Y si tuvieras un hijo, ¿qué pensarías de él?

—Mientras fuera un ser débil, le compadecería. Cuando tuviera tu edad, empezaría a estudiarle, a espiarle para observar el momento justo en que la joven víctima experimenta la metamorfosis y hace sus primeros pinitos de verdugo. Y cuando fuera verdugo procuraría verle lo menos posible. Si fuese un verdugo con éxito, no me necesitaría. Si es una víctima, pagaría con creces la ayuda que yo pudiera darle. La pagaría con la inmensa satisfacción que me produciría seguir protegiéndole.” (pp. 150-151)

Dentro de la extraña relación de Yes y Carvalho, el detective parece jugar el rol de padre o de maestro de la vida. Frente a la fragilidad o ingenuidad de Yes, Carvalho muestra su cinismo y su lado más arisco. En el fragmento anterior la madre de Yes le advierte de que termine esta relación que mantiene con su hija, lo cual indica que, como madre e hija, habrán hablado del detective.

Tu tarea es rellenar esa parte que no se nos ha contado de la historia. Escribe un texto teatral o un diálogo novelizado —muy al estilo de este fragmento— donde Mima y Yes discutan sobre el detective Pepe Carvalho. Aproximadamente 200 palabras.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.