Los mares del Sur. Actividad 24

Bloque 2. Actividades durante la lectura.

Actividad 24. La lección de literatura. (pp. 100-104)

Una vez saciado el apetito, Carvalho, Fuster y Beser realizan un verdadero comentario literario sobre los versos encontrados en el despacho de Stuart Pedrell. Como se puede observar, el estudio de literatura es también una investigación en sí mismo.

“-Los primeros versos no tienen problema. Pertenecen al primer poema de The waste land (La tierra baldía), de Eliot. Un poeta de la primera mitad de este siglo. I will show you fear in a handful of dust. Es el verso que más me gusta de todo el poema: Te enseñaré la angustia en un puñado de ceniza. Pero no viene a cuento, veamos lo del sur. No quisiera ponerme pesado, pero el mito del sur como símbolo del calor y de la luz, de la vida, del renacer del tiempo, aparece continuamente en literatura, sobre todo desde que los americanos descubrieron lo barato que les resultaba veranear con dólares. El segundo fragmento también está chupado. Pertenece a Los mares del Sur, el primer poema publicado por Pavese, un poeta italiano muy influido por la literatura americana. Nunca estuvo en los mares del Sur y seguro que ese poema lo escribió bajo la influencia de las lecturas de Melville. ¿Has leído a Melville? No pongas esa cara de incendiario. Leer es un vicio solitario e inocente. Pavese, en el poema, habla de la fascinación que ejerce sobre un adolescente el recuerdo de un pariente marino que ha recorrido medio mundo. Cuando el pariente vuelve, el muchacho le interroga sobre sus viajes por los mares del Sur y él contesta desencantadamente. Para el muchacho los mares del Sur son el paraíso; para el marino, un paisaje marcado por el trabajo cotidiano y rutinario. Estos poetas son la leche. Son como las mujeres: te hacen trempar y luego te dejan in albis. Son unos escalfabraguetes. En cuanto al tercer fragmento, es difícil saber de dónde lo ha sacado. Es un endecasílabo perfecto y puede pertenecer a cualquier poeta italiano desde el siglo XVI, pero la añoranza del sur es moderna. O bien se trata de un poeta meridional y al hablar del sur habla del Sur, es decir de Sicilia o de Nápoles. Più nessuno mi porterà nel sud. Y algo me dice que lo sé. Più nessuno mi porterá nel sud. En cualquier caso, los tres fragmentos marcan todo un ciclo de desencanto: la esperanza intelectualizada de leer hasta entrada la noche y en invierno ir hacia el sur, burlando el frío y la muerte. El temor de que tal vez ese sur mítico sea otra propuesta de rutina y desencanto. Y finalmente la desilusión total… Ya nadie le llevará al sur…” (pp.100-101).

Curiosamente, el mito del sur también está presente en nuestro país. Frente al norte industrializado, con Cataluña y el País Vasco a la cabeza, con frecuencia se retrata un sur de alegría, sol y jolgorio pero al mismo tiempo un páramo cultural. Similar es el caso de Italia, donde el norte posee la riqueza y muchas de las manifestaciones culturales mientras que el sur destaca por su turismo y la belleza de unos paisajes adánicos. Beser aventura una hipótesis que explicaría el mito del Sur:

“El sur no existe. Los americanos construyeron una mitología literaria de la nada y el sur se debe exclusivamente a ellos. La palabra sur tiene un sentido previo para todo norteamericano, es su lugar maldito, su lugar vencido en un país de triunfadores, la única civilización blanca muerta que hay en Estados unidos, la del «profundo sur». De ahí viene todo lo demás. Estoy seguro.” (p.102).

Tu tarea ahora es hacer un pequeño ensayo sobre el mito del Sur en la producción cultural española de unas 300 palabras: “El mito del Sur en la cultura española”.

Puedes valerte de ejemplos contemporáneos como la película “Ocho apellidos vascos” o clásicos literarios como La Voluntad de Azorín o Camino de Perfección de Pío Baroja o incluso de series donde has encontrado reflejados arquetipos o paisajes.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.