Los mares del Sur. Actividad 36

Bloque 2. Actividades durante la lectura.

Actividad 36. La familia Briongos. (pp. 167-171)[1]

Al conocer a la familia de Ana Briongos, se nos introduce a un personaje nuevo: Pedro Larios, el hermanastro de Ana. Es un chico de una vida difícil al que la familia adoptó porque su padre dejó embarazada a una chica cuando lo llevaron a trabajar una temporada en otro pueblo. Pronto Pedro demostró un carácter rebelde y una capacidad innata para meterse en líos. La educación que le otorgan es la bofetada y la amenaza de llevarlo a un correccional (asilo, lo llaman).

“—Uno cree hacer siempre lo mejor por los hijos y una de dos: o te lo pagan mal o es que te has equivocado. No he podido nunca con la chica. ¿Qué iba a hacer con el chico? Era un rebelde. Me plantaba cara desde que tenía dos palmos. Le pegaba dos hostias y seguía mirándome fijo, fijo. Otras dos hostias, y seguía igual. Y con Amparo se volvía. Un día le tiró una plancha conectada, para electrocutarla, el muy borde. Desde fuera se ve todo muy bonito. Meterlo en el asilo parece una jugada. Pero ¿qué podíamos hacer? Del asilo han salido hombres muy rectos. Y él tal vez, tal vez cuando sea mayor y tenga una familia. No es verdad que tenga malos sentimientos. En el fondo nos quiere. Cuando le eché la última vez de casa, venía a escondidas a traerles caramelos a los pequeños. Cuando sea un hombre hecho y derecho y tenga una familia, tal vez siente la cabeza…

Si tiene la suerte de que cuando pegue dos hostias a su hijo no le aguanten la mirada es posible que sea un hombre equilibrado” (p. 171).

En aquella época no existían programas como “Hermano Mayor[2] para mediar entre las relaciones tan turbulentas de padres e hijos. Sin embargo, sí hay toda una serie de pautas que podrían ayudar a afrontar sus relaciones de otra manera.

Investiga métodos de resolución de conflictos con adolescentes, lo que se ha dado en llamar mediación y escribe una carta al Sr. Briongos de 300 palabras donde sugieres que pruebe alguno de estos.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.