Los mares del sur. Actividad 52

Actividad 52. “Tú eres el detective: relatos de la inmigración”

La historia de Cataluña no es sólo la de sus habitantes primigenios que le dan carácter e identidad, sino la de los muchos emigrantes que contribuyeron y contribuyen con su trabajo, su identidad también propia y su carácter, a hacerla más rica, más culta y más abierta. El fenómeno de la inmigración ha estado presente desde siempre y esta novela, como testimonio histórico, también da cuenta de ello: “San Magín fue mayoritariamente poblado por proletariado inmigrante”. (p. 107)

Con todo, la vida del emigrante siempre es una vida de penurias y con frecuencia se lleva el estigma de vivir entre dos culturas y con el sentimiento culpable de deber un favor a los que simplemente tuvieron la suerte de nacer en un sitio con mayores posibilidades. Piensa en los emigrantes que provienen del África subsahariana o de latinoamerica en busca de un futuro mejor y recuerda la visión que de ellos tiene el señor Vila, gestor de San Magín:

“Se la podrá criticar todo lo que se quiera ¿eh?, pero esta gente antes vivía en barracas o realquilada, de mala manera, y ahora al menos tienen un techo. Y los pisos se han estropeado antes debido a que esta gente no sabe vivir en ellos. Se piensan que son como las barracas en las que vivían antes. Todos los ascensores se caen porque los tratan a patadas. No hay ni un pedazo sano. Todo son remiendos. Con el tiempo esta gente se va civilizando, pero les cuesta, les cuesta, es otra manera de vivir, ya comprende.

—Han tenido suerte que no vinieran zulúes.

—Pues no lo diga en broma. Hay negros. Guineanos y de otras partes. Lo que no se puede controlar ya es el lío de los realquilados. Hay viviendas pensadas para cuatro personas y muy justitas, en las que están viviendo diez. Dicen que es para pagar los plazos, pero también por dejadez. Donde caben cinco, caben veinte. Adelante, y no es manera. Ahora tengo una carpeta llena de anónimos sobre realquilados chilenos y argentinos que no tienen los papeles en regla. ¿De dónde ha salido toda esa gente? Lo he puesto en manos del señor Viladecans. Vienen huidos de su tierra y se meten donde pueden. Y si huyen será porque algo habrán hecho. A nadie le persigue porque sí. Créame. Esto es una fuente continua de problemas. Y luego las protestas. Siempre les parece todo poco. Yo les digo: Barcelona no se hizo en ocho años; ni en un siglo, y esto con el tiempo será como otra ciudad. Paciencia. Paciencia es una palabra que desconocen.” (pp. 128—129)

sentadoTu tarea para esta actividad es compilar relatos de inmigración por medio de entrevistas en tu entorno. Piensa en la gente que conoces que no es de origen catalán. Quizás tu propia familia viene de Andalucía o Extremadura. O puede que tengas algún compañero de clase de Ecuador, México, algún país latinoamericano. Incluso, podría ser más interesante por el propio contraste cultural que ello implica, que hables con alguien que venga de África o Asia. Las comunidades china y pakistaní tienen bastante arraigo en la Barcelona actual.

La extensión de trabajo ideal sería tres crónicas de unas quinientas palabras que pudieras acompañar de fotos. Puedes valerte de tu propio móvil o de un escáner para reproducir el material. Recuerda “Saber de dónde viene uno para saber a dónde va”.

Esta entrada fue publicada en Ética, Expresión escrita, Sociedad, TIC y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.